Cabo Verde, la Atlántida, el Capitán Kidd y los mitos

Maio (65)

Contaba el mítico Platón allá por el s. V a.C. que Critias escuchó de su abuelo, que este escuchó de Solon, que este había escuchado de unos sacerdotes egipcios de Sais, que más allá de las Columnas de Hércules, en el fin del Mediterráneo, hubo un gran continente llamado Atlántida que pereció en un cataclismo 9.000 años antes. “Queismos” aparte, esto vendría a ser hace ahora 11.500 años.

La tan “rumurologida” historia narraba que la Atlántida estuvo poblada por flamantes atlantes, civilizados habitantes regidos por Poseidón Dios de los Mares. Se dice que aquellos, con el tiempo pecaron de soberbia y ansias de dominio, y fue así como castigo divino, les devino un colosal terremoto que sumergió bajo el mar la enorme isla “en un día y una noche terribles”, como bien apuntaron sus eternos narradores.

Mito o no, hoy en día, una de las muchas teorías sobre la aquella Atlántida de leyenda, apunta a que las islas Macaronesias (formadas por los archipiélagos de Cabo Verde, Canarias, Azores, Madeira e Islas Salvajes en el Atlántico) son realmente vestigios de aquel continente hundido.

Praia (11)

Después de un paréntesis de seis meses en mi mochila, aterricé en la remota tierra de la Atlántida o Cabo Verde según se mire, impaciente por conocer sus muchos mitos y rumorologías.

Cuando los portugueses llegaron allá por el s. XV al entonces deshabitado archipiélago de Cabo Verde, las islas, que deben su nombre a estar situadas delante de la península senegalesa de Cabo Verde, estaban cubiertas por una densa vegetación tropical que hacía justicia a su nombre. Nada más lejos de la realidad hoy en día, Cabo Verde no es verde. Angustiadas por la desertización, sus tierras ansían una lluvia que parece que nunca llega.

Los portugueses plantaron bandera y procedieron a colonizar aquellas tierras para convertirlas en un enclave de comercio de esclavos y avituallamiento en las rutas a las Indias, y por consiguiente, en un nido de piratas, corsarios y bucaneros.

Consecuencia de aquello es que en la actualidad, las personas caboverdianas son criollas, o lo que es lo mismo, descendientes de esclavos arrancados del continente africano y sus raptores, también llamados colonizadores. En la Isla de Santiago cañones, cárceles, muros y rejas, huellas de aquel centro comercial marino, recuerdan cómo el colonialismo no tuvo nada de libre.

Maio (62)

De la Isla de Santiago navegué a la Isla de Maiopequeña y desértica isla de playas turquesa, tortugas, grandes olas y complicados arrecifes. Allí conocí a Fulvio, un curtido marinero italiano, que me contó otras mitologías marinas dignas de ser advertidas.

Maio (3)

Me contó que en la Bahía de los Galeones se encuentran más de 30 de buques o pecios españoles durante siglos hundidos, me explicó cómo llegar y marché a ver si su pasado se intuía desde la orilla. Muchos de sus tesoros marinos, botellas, tinteros, cuernos elefantinos, luces y perdigones, son recogidos por pescadores que los muestran en sus casas como patrones de un pasado mítico o colono sumergido. Ricas leyendas, mitos o no, quizá nunca hubo tanto esplendor que el que ahora profesan.

Maio (100)

Maio (1)

Aquellas islas de arrecife fueron atacadas por afamados piratas como Francis Drake, Henry Morgan o Dampier, pero sin duda uno de los más célebres navegantes que cruzaron sus aguas errantes fue el Capitán Kidd, más conocido por ser el creador del mapa de la legendaria Isla del Tesoro: la Isla Skeleton o Esqueleto.

El Capitán Kidd pasaría a la historia, injustamente o no, como uno de los mayores piratas que conoció el viejo y nuevo mundo. Escocés de nacimiento allá por el s XVII y corsario de profesión (que para quien no lo sepa vendría a ser un antiguo poli marino) surcó los siete mares patrullando y asaltando barcos enemigos bajo la bandera de Inglaterra.

Se cuenta que Kidd, entre todos aquellos tesoros rescatados o expoliados según se mire, se pasó al lado oscuro (si es que alguna vez hubo alguno que no lo fuera) y se convirtió en un vil pirata corrupto. Mito o no, después de ser sometido a juicio por el Gobierno de Inglaterra, sería inevitablemente encontrado culpable de todos los cargos y sentenciado al patíbulo. Ahorcado, tres años permanecería suspendido en el Támesis su cuerpo corrupto como aviso al resto de corsarios, piratas o malandrines.

Kidd

Hasta aquí la versión oficial del asunto, pero no acaba el mito. Cita la rumorología que el Capitán Kidd guardaba un último as en la manga: una carta a la Cámara de los Comunes con el mapa de un tesoro enterrado en la enigmática Isla Skeleton a cambio de un indulto. El resultado ya lo sabéis.

Desaparecida misteriosamente la carta durante más 200 años, aquel mitológico mapa apareció en 1929 en el hueco de la pata de un vetusto escritorio adquirido en una subasta, pasando a ser publicado en 1935 en “El capitán Kidd y su isla del Esqueleto” de Harold Wilkins. De ahí a la fama y a la búsqueda infinita por los cazatesoros.

Skeleton Map

En Maio hay personas que creen que aquella Isla de Maio que en otros momentos sirvió de refugio a Kidd, es quizá aquella Isla Esqueleto repleta de tesoros y mitos. Fulvio es uno de ellos. En el mundo hay personas que creen que el Capitán Kidd fue solo un cabeza de turco, que existe una isla que guarda el tesoro jamás imaginado, que los colonos fueron buenos, que Cabo Verde es exuberantemente verde, que existió un continente llamado Atlántida… y quizá son solo mitos.

Rumorología, anclada en el tiempo, en el inconsciente o en los fondos marinos y convertida en mitología. Quizá el ser humano necesita creer en algo, aunque sólo sean mitos.

Maio (98)

Anuncios

3 Respuestas a “Cabo Verde, la Atlántida, el Capitán Kidd y los mitos

¿Quieres dejarme un comentario? ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s