Phong Nha-Ke Bang y la mujer de las cavernas

IMG_7843

Marchamos a conocer el mito de las cavernas. Salimos de Hue con el autobús de línea.  Aquí lo llaman minibús pero es una furgoneta de toda la vida. En la furgo subimos ni más ni menos que 22 personas, sus equipajes, unas enormes cajas de yo que sé qué y una motocicleta que viajaba justo encima de nuestras mochilas. A full, la señora de los tickets se encargó de ponernos a todos a raya: estilo vietnamita. Solo eran 4 horas de viaje y yo no iba a preocuparme hasta que no subiesen también una cabra o un cerdo vietnamita, cosa que hubiese sido muy divertida.

Al llegar a la estación de Donh Hoi esperamos 3 horas más para coger el único bus que llegaba hasta el pequeño poblado de Son Trach. Regentado por otra señora vietnamita, esta con bigote que guardaba la recaudación en el entre fajo y cargaba y descargaba las mercancías a la par, este bus sí era de los de antes, vamos, de los de antes de la guerra.

Nos costaría llegar cerca de 2 horas más a nosotras, una pareja de canadienses, un puñado de varones vietnamitas que viajaban con el casco puesto y otro puñado de mujeres con sus pequeños/as, aderezado de una taza del wc, 8 bidones de gasolina, unas tuberías de pvc, un aparato de aire acondicionado a estrenar, sacos de hortalizas variados, bolsas de guirnaldas y algunas otras cosas que no sabría deciros qué “redemonios” eran. Con el bus llegaba de todo lo imaginado al pueblo.

El poblado de Son Trach alberga el Parque de Phong Nha-Kẻ Bàng, una de las zonas cársticas más antiguas de Asia con más de 400 millones de años de antigüedad y que alberga en sus profundidades cerca de 300 cuevas con una longitud total de 70 km. Discurren muchas veces ríos enteros en ellas. Acoge las cuevas más grande y la más larga del mundo. Esa era la razón de nuestra parada.

IMG_7747

A la mañana siguiente marchamos a conocer la caverna de Phong Nha, quizá la más ancestral de todas. Esta caverna se sabe habitada desde el Reino Champa, un pueblo de origen malayo-polinesio que vivió aquí mucho tiempo atrás, antes de que el pueblo vietnamita alcanzara la zona. Con casi 8 km de longitud, discurre a través de un gran rio subterráneo y se accede por una colosal entrada.

Llegamos al embarcadero para coger una de las barcas que esperan pacientemente a sus pasajeros/as. Una mujer y su hija eran la tripulación. Esto me sorprendió, pero cuando levanté la vista y observé el resto de tripulaciones me di cuenta que la gran mayoría de barcas estaban pilotadas solo por mujeres, especialmente lo que parecía ser madres e hijas.

Los primeros kilómetros sobre el Río Song Con hacia la entrada de la caverna discurrieron a motor con unas temperaturas de más de 40 grados. Ante la gran montaña de piedra por la que se accedía a la caverna, apagaron el motor y se dispusieron a remar hacia su interior por galerías y pasillos con la pericia de unas grandes marineras. Madre e hija remaban como seguramente sus madres y las madres de sus madres les habían enseñado. Me pareció hermoso. Era todo un matriarcado.

IMG_7679

IMG_7658

La caverna era sencillamente fascinante, ni que decir tiene que nos quedamos boquiabiertos ante la inmensidad de todo aquello, aunque esto solo sería el principio. Paisajes fantasmagóricos, cósmicos, espectrales, oníricos, infinitos, anclados en el tiempo… Carlos nos leyó un fragmento del libro “Noa-noa” de Paul Gaugin que venía al hermosamente hilo de estas grandes mujeres barqueras de las cavernas.

“Entre estos pobachos desnudos, como entre los animales, la diferencia de los sexos está mucho menos acentuada que en nuestros climas. Gracias a nuestro artificios, a las fajas y a los corsés, nosotros hemos llegado a convertir a la mujer en un ser ficticio, en una anomalía que la naturaleza misma, dócil a las leyes de la herencia, nos ayuda, en el curso de las razas, a complicar, a marchitar. Nosotros la mantenemos con cuidado en un estado de debilidad nerviosa e inferioridad muscular, evitándole las fatigas, es decir, las ocasiones para que se desarrolle, modelándolas así sobre un extraño ideal de gracilidad –al cual nosotros los hombres permanecemos prácticamente ajenos-; por eso nuestras mujeres ya no tienen nada de común con nosotros, lo cual quizá nos sucede sin producir graves inconvenientes sociales y morales”.

IMG_7579

IMG_7625

Luego nos embelesaría a todas las que pudiésemos oírlo al son de su armónica al que la silenciosa barquera quiso responderle con un sonriente y sencillo gracias.

Esto nos hizo recordar aquella triste polémica en nuestras tierras, allá por el año 97, sobre las mujeres pesqueras y su veto por la Comunidad de Pescadores del Palmar de Valencia, que se cerró después de años de disputas y tropecientos recursos y apelaciones del patriarcado, con una sentencia favorable a la igualdad de las mujeres ante el Tribunal Supremo. Aquí nadie cuestionaría si una mujer puede o no pescar.

Me acordé de las mujeres barqueras, de las señoras que regentaban y cargaban los autobuses, de tantas que aquí hay jardineras o en la obra… todo es lo que queramos que sea, todo lo construimos y modelamos. Con Phong Na descubrimos el auténtico mito de las cavernas a la vez de la auténtica mujer de las cavernas, que volvía de nuestros ancestros a recordarnos todo lo que podemos llegar a hacer.

Volviendo a nuestro viaje en las cuevas, allá por la armónica, después del río marchamos a la caverna de “Tien Son” o del “Cuento de Hadas”. Esta caverna fue descubierta accidentalmente por un lugareño en 1935 y su boca está situada solo a 200 metros de altura de la entrada de Phong Na. Encantadora es poco, nuestra expectación y asombro iba en aumento.

IMG_7734

IMG_7728

IMG_7721

En la zona de Ke Bang, a unos 30 km de Tien Son, se descubrió en 2005 una nueva cueva a la que llamaron “Caverna del Paraíso” y que pasaría con sus 31 km a ser la más larga del mundo. Cogimos unas motos y marchamos a verla. Con ella nos quedamos pasmados y pasmadas. Enmudecimos ante tanto. Era como acceder en las entrañas de la Pachamama, como estar en la novela de Julio Verne “Viaje al centro de la Tierra”, como viajar por el cosmos en la nave “Entreprise”, como trasladarse a un extraño ensueño de “Alicia en el País de las Maravillas” o entrar en un sugerente cuadro surrealista de Dalí.

Era la belleza y la magia de la naturaleza en estado puro, onírico, alucinante, era un viaje en el tiempo, impasible a los ojos de la humanidad durante miles de años. Enormes estalactitas derrumbadas hacía millones de años y reconstruidas en estalagmitas te hacían viajar en el tiempo y descubrir caídas dantescas.

IMG_7835

IMG_7838

Esta cueva es de tales dimensiones que podías imaginar toda una civilización viviendo dentro, una gran ciudad bajo los pies, con sus enormes torreones marcando el skyline de la ciudad subterránea… me trasladaba extrañamente tanto a la Edad de Piedra como al impredecible futuro imaginado de nuestra civilización. Nos dedicamos unos minutos para sentarnos, oír sus silenciosas tripas y soñar.

En 2009 descubrieron cerca otra caverna que pasa a ser la más grande del mundo. Dicen quienes la han visto que corta la respiración. No se puede visitar aún, continúan en ella espeleólogos con sus investigaciones. Llegará su momento. A veces afirmamos que la humanidad es la mayor creadora, que no hay nada nuevo bajo la capa del Sol o incluso la Tierra, que las mujeres pueden esto sí o lo otro no, que occidente está más avanzado que oriente… y posiblemente todo es más relativo que esto y vivamos en una gran y constante contradicción. Y quizá y por suerte, como diría Platón en su mito, nos quedan muchas cuevas por descubrir a los hombres y las mujeres de las cavernas. Las exploraremos en nuestro camino.

IMG_7744

Anuncios

Una respuesta a “Phong Nha-Ke Bang y la mujer de las cavernas

  1. Jooder, Chavala. ¡Qué pasada! Y esa harmónica….¡Saludos a ese musicazo reinventando los sonidos del silencio! Y con las fotos y el relato sólo me queda decir: guau, y miau, y guau, y miau.Que no rujo como un león para que las estalactitas permanezcan siempre en su sitio.

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres dejarme un comentario? ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s