Dioses hindúes, Hampi, “Deepavali” y los rangolis

IMG_0656

La cosmología del Hinduismo es una de las más completas, simbólicas, arquetípicas y meta-físicas que existen sobre la faz de la Tierra. Con un total de 330 millones de Dioses y Diosas bajo sus filas, es la Religión más antigua de la humanidad. Tela para aprenderse su genealogía, por ello cuenta con numerosa rumorología. De todas estas deidades, Ganesha, Krisna y Hanuman son sin duda mis dioses favoritos. Cientos de rebosantes y ricas leyendas penden de sus vivencias, hazañas y tropelías.

Hampi (45)

De Ganesha o el Dios con cabeza de Elefante, os cuento que dice la rumorología que su paternidad es del todo dudosa, pero vamos a dejarlo que era hijo de su madre Parvati y su marido el gran y poderoso Shiva. Shiva abandonó su hogar una época, marchando algo así como a comprar tabaco porque realmente le iba la vida de asceta y en su larga ausencia a Párvati le sobrevino el embarazo. Parvati crió a su hijo cual madre soltera sin tener contacto alguno con su marido. Una tarde, mientras Parvati tomaba un baño, le pidió a Ganesha que custodiase la puerta para evitar que cualquier mirón se colara al desnudo. Justo ese día Shiva apareció del estanco, queriendo pasar a ver a su amada esposa. Ganesha, sin saber que era su padre y siguiendo la clara instrucción de su madre, le dijo que ahí no entraba y Shiva, sin mediar palabra, le cortó la cabeza de cuajo.

Ay la que le montó Parvati cuando salió del baño y vio que el insensato de su ausente marido había decapitado a su propio hijo. Tal fue la bronca, que Shiva para arreglar el asunto, decidió ponerle la cabeza del primer ser vivo que se sobrevino por su lado. Y ya os imagináis que fue un elefante. A partir de ese momento Ganesha sería un Dios con cuerpo humano y cabeza de elefante. Jocosamente, el gran Ganesha se desplaza cabalgando sobre un minúsculo ratón que es su socorrido transporte y eterno compañero de su viaje.

Amritsar (87)

El Dios Krisna, o el niño Dios azul venido a negro por una picadura de serpiente, fue un avatar o encarnación terrestre de un Dios, el gran Visnú. De su infancia en Matura y Vrindavan se cuentan cientos de historias. Es también el Dios hindú con más esposas. Originariamente tenía 8 pero acabó teniendo ni más ni menos que 16.108. Resulta que el demonio Narakasura tenía secuestradas a 16.100 mujeres en su Palacio. Al enterarse de esto, el Dios Krisna marchó a liberarlas pero una vez conseguida la azaña las mujeres le espetaron que andarían abandonadas pues nadie querría casarse con ellas al haber sido retenidas. Krisna se hizo cargo y casose finalmente con todas ellas. Finalmente las dejó a todas viudas al morir accidentalmente en manos de un cazador a la edad de 125 años, 7 meses y 6 días. Sigue hoy en día vinculado a las mujeres y a las viudas de la India.

Hampi (44)

Del Dios Hanuman, medio humano y medio mono existe una leyenda que cuenta su híbrido origen. Punyikastala, su madre, era una sirvienta de Brijaspati, el gurú de los Dioses, que debido a una querella divina quedó maldecida y convertida en mona. Sólo recobraría la forma humana si daba luz a una reencarnación del Dios Shiva. Ocurrió que Agni, Dios del Fuego, le dio un plato de dulces sagrados al Rey Dasarath para que los repartiera con sus esposas con el fin de tener descendencia divina. Un águila se acercó volando y robó algunos pasteles que fueron a parar a las melenas de Punyikastala. Ella, lista como una mona, comió el postre divino y Shiva se apiadó de ella reencarnándose en su descendiente. Punyikastala daría a luz a Hanuman medio mono y medio divino, quedando librada del embrujo. Le reveló al pequeño Hanuman dos de sus virtudes: qué como Dios sería inmortal y como mono frugívoro, ya que sólo se alimentaría de rica fruta.”

IMG_0901

Me encantaba escuchar todas estas increíbles leyendas. Así que marché a Hampi, antigua capital del Imperio Vijayanagar y lugar dónde nació el mismísimo Hanuman, justo celebrándose las fiestas de Deepavali, una de las más importantes de la India dónde legendariamente Hanuman juega un papel fundamental. Con sus más de 350 templos derruidos, clanes de monos y pedruscos a lo megalítico, perderse por Hampi y sus laderas unos días es uno de los mejores placeres del sur de la India.

Me alquilé una bici para recorrerla. A pedal trepas rampas, ríos y piedras para acercarte a los templos o a las montañas más altas y divisar la megalítica historia de sus tierras. Subí los cientos de escalones de la colina de Anjanadri para llegar al lugar dónde exacto donde nació y que hoy aguarda el Templo de Hanuman. Me perdí en su prehistoria entre ríos y aldeas y llegué a dónde ni yo misma sabría.

Hampi (117)

IMG_0868

En la India, en el mes lunar de Kartica, octubre y noviembre, las personas hinduistas celebran Deepavali o la fiesta de la luces. Cinco días en las que ofrendas, fuegos artificiales, petardos, lámparas colgantes de aceite guían al preciado Rama desde su exilio para buscar a su esposa Sita a casa, ayudado por Hanuman. He aquí la historieta:

 “Cuentan que Rama y su esposa Sita estaban exiliados de su Reino en el norte de la India por lo que erraban por las selvas del Sur cuando Ravana, el Rey de los demonios, secuestró a su esposa y se la llevó a su fortaleza en la isla de Sri Lanka. Rama emprendió su viaje a Sri Lanka y una feroz lucha contra los demonios para recuperar a su esposa, y con la ayuda de Hanuman, al que conoció en su exilio, consiguió aplastar al demonio y rescatar a su mujer. Triunfante, regresó a su antiguo reino para recuperarlo y hoy convertir la hazaña en fiesta.”

IMG_0855

Las gentes del poblado de Hampi lo celebraban saliendo a las calles y pintando “rangolis” en la puerta de sus casas. Todo el mundo lo realizaba con una facilidad pasmosa y perfecta.  Los rangolis son una especie de mandalas, figuras geométricas que adornan los umbrales de las casas. Están realizados con tiza, pasta de arroz y polvos de colores. Según la tradición se realizan con productos naturales para que puedan ser devorados por todo tipo de animales, a modo de reverencia y respeto a toda forma de vida. Ellos/as creen que las deidades hindús son atraídas por estos bellos rangolis, así que traen los buenos augurios a las casas. Y será por Deidades. Así que en honor a ellas, que así sea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IMG_0670

 

Anuncios

Una respuesta a “Dioses hindúes, Hampi, “Deepavali” y los rangolis

¿Quieres dejarme un comentario? ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s